Paso 3/7. 7 Pasos para la innovación en tu negocio: aprender algo nuevo

Paso 3/7. 7 Pasos para la innovación en tu negocio: aprender algo nuevo

Tercer paso

El tercer paso de mi propuesta de 7 pasos para la innovación en tu negocio es muy sencilla, aunque requiere dedicación.

La tarea propuesta consiste en que durante esta semana aprendas algo completamente nuevo y diferente de lo que haces habitualmente. Es decir, si eres programador, no vale que te pongas a aprender un lenguaje nuevo de programación.

Si eres un gestor que se le dan bien las cuentas, no vale que te pongas a aprender a hacer gráficos con las hojas de cálculo. Si lo que se te da bien es vender determinados productos no vale que te pongas a aprender técnicas de marketing, etc.

Se trata de que durante una semana reserves un poco de tiempo cada día, tal vez media hora si no puedes dedicarle más tiempo, a aprender algo completamente nuevo y diferente de tu día a día habitual.

El objetivo de esta tarea es hacer el esfuerzo y el ejercicio de aprender algo nuevo, obligando a tu cabeza a pensar en cosas diferentes y de forma diferente a como lo haces habitualmente.

Cómo elegir qué aprender esta semana

Si te dedicas a cosas muy manuales, tal vez una tarea de aprendizaje más intelectual sea la opción. Al contrario, si te dedicas a tareas más pensantes, o simplemente tareas que se realizan con el ordenador, tal vez sea buena idea que aprendas algo manual, donde tengas que emplear tus manos y no necesites las herramientas digitales que usas habitualmente.

La idea es cambiar, hacer algo diferente para obligar a nuestra mente a hacer cosas diferentes.

Rercuerda, la innovación es hacer las cosas de manera diferente, y esto requiere un esfuerzo activo.

Te espero en el próximo paso de mis propuesta de 7 pasos para innovar en tu negocio.

Si quieres acceder a todos los pasos (te recomiendo que los sigas en orden) utiliza este enlace.


Paso 2/7. 7 Pasos para la innovación en tu negocio: La lectura de un libro

Paso 2/7. 7 Pasos para la innovación en tu negocio: La lectura de un libro

¿Cuánto hace que no lees una novela? ¿Estás con una ahora mismo?

Mi propuesta de esta semana en el paso 2 es la lectura de un libro que sea una novela. No vale un ensayo, ni una biografía, ni un libro técnico sobre tu especialización, ni nada de algún tema que quieras aprender. Tiene que ser una novela.

Si es que sí, muy bien. Si es que no, ya tienes la tarea de buscar una novela.

El objetivo es el siguiente:

Ser consciente de la implicación de las decisiones que tomamos. Para hacerlo propongo la lectura de una novela y utilizar un personaje de ficción, porque al tratarse de algo completamente ajeno e inventado, no tendremos problemas en ser francos con los hechos que el libro describe.

De lo que se trata es de hacer un ejercicio que luego podremos aplicar a nuestras propias acciones en relación con nuestro negocio.

Necesitarás papel y lápiz para ir apuntando algunas cosas. Lo que te propongo es que selecciones a un personaje de la novela, un personaje principal, y que anotes en una tabla los siguientes datos:

  • Decisiones que toma: Aunque sean decisiones menores como girar a la derecha en una calle. Todo tipo de decisiones que toma el personaje.
  • En una segunda columna indicar si la consecuencia de esa decisión es la que esperaría un observador de la situación.
  • En la tercera columna indicar si es la decisión es buena, mala o neutra.

A ¿dónde nos lleva esto? La reflexión es la siguiente, haciendo un paralelismo con la innovación. Si las decisiones son menores, las asimilamos a microinnovaciones.

Si la decisión no es la esperada por el observador, está innovando.

Si la decisión tiene una consecuencia positiva o no, es algo que indica el valor de esa decisión.

Al final, de lo que se trata es de hacer el ejercicio que después trasladaremos a nuestro negocio. Cada decisión que tomamos, pequeña o grande debe responder a las preguntas: ¿Es una decisión esperada desde fuera? ¿Tiene consecuencias positivas?

Si queremos innovar, la respuesta a la primera pregunta es No, y la respuesta a la segunda pregunta es Sí.

Esto es una simplificación, de acuerdo, pero es la forma de adentrarse en la reflexión de las acciones que generan innovación en nuestro negocio. Además, este ejercicio lleva implícito el hecho de medir el resultado, algo fundamental en los negocios hagamos lo que hagamos. Si no mides, no sabes nada, no puedes saber nada, y por tanto, tampoco puedes mejorar.

Todos los pasos los tienes aquí.


Paso 1/7. 7 Pasos para la innovación en tu negocio

Paso 1/7. 7 Pasos para la innovación en tu negocio

Hoy comienzo una nueva serie llamada 7 pasos para la innovación en tu negocio. Se trata de mi propuesta en 7 pasos para que seas capaz de innovar, de crear nuevos productos de micro innovar en tu negocio en tu actividad habitual todos los días.

No pretende ser una receta de la innovación, simplemente una serie de pasos para facilitar, que si nunca te has planteado el hecho de la innovación como un proceso activo, pues que te lo empieces a plantear para llevar a cabo microinnovaciones en tu negocio, en tu actividad, y así superar las crisis como en la que nos encontramos en este momento.

El primer paso de los siete para la innovación

Te propongo un reto un reto: Consiste en escribir una carta contando que es lo que haces cómo lo haces. Por qué lo haces, transmitiendo por qué eres el mejor haciendo lo que haces. Y esta carta escribirla, además, de manera manual, manuscrita con papel y lápiz o bolígrafo. Porque esto te va a obligar a hacerlo despacio. Te va a facilitar ser creativo, y por supuesto que cometerás errores tacharás, borrarás. Bueno, eso no importa. Eso es lo de menos, de eso se trata. De ser capaz de condensar en un folio que son aproximadamente 150 palabras, qué es lo que haces, cómo lo haces y por qué lo haces. Por qué yo, cliente potencial tuyo, debería contratar tus servicios o comprar tus productos.

Transmite

Me debe interesar, pero no vendiéndomelo desde un punto de vista comercial, sino contando por qué eres el mejor haciendo lo que haces sin decir «soy el mejor en esto que hago». Sino, «he estado investigado este tipo de trabajo este sector durante tanto tiempo», «he visto, he convivido con esto de esta manera… y entonces yo he desarrollado este método o este producto o lo que sea…»

Cuéntame en una carta de unas 150 palabras qué es lo que haces y convénceme de que me interesa lo que haces, ya sea un servicio que llevas haciendo toda la vida, o sea un producto o servicio nuevo por el cual tienes que reinventarte en esta situación en la que estamos.

Este es el primer paso de los siete pasos para acercar nuestra forma de pensar a una forma de pensar que sean micro innovadora a pensar siempre en dar algo más en aportar un valor adicional, en crear algo nuevo en hacer algo que no hace la competencia.

El realizar este texto a mano te va a facilitar además la creatividad; que seas capaz de pensar en cómo comunicar esa información.

Pues nada más para este primer paso de los 7 pasos para la innovación en tu negocio. Cada semana publicaré un artículo como post y pédcast con uno de los pasos hasta completar los 7 pasos para la innovación.

Espero que esto que surge desde mi experiencia te sea útil, te espero la semana que viene.

Aquí todos los pasos de mi propuesta de 7 pasos para la innvoación en tu negocio.


Los 7 pasos para la innovación en tu negocio. Mi propuesta.

Los 7 pasos para la innovación en tu negocio. Mi propuesta.

Lo que ha pasado

Dada la situación actual que estamos viviendo en el momento de escribir esto, guardé en el cajón mi propuesta de innovación para negocios y empresas. Estaba a punto de publicar «los 7 pasos de la innovación en tu negocio» cuando tuvo lugar la hecatombe humana, sanitaria, social y económica.

Ahora tenemos ya una perspectiva de la situación, aunque queda mucho tiempo para que podamos considerar este asunto resuelto. Lo que sí sabemos es que esto nos ha afectado y nos seguirá afectando en todos los niveles de la vida y en todos los ámbitos.

Antes de esta crisis pandémica ya teníamos la obligación de convertirnos en innovadores dentro de los negocios. Teníamos la necesidad de evolucionar e innovar en nuestra empresa para asegurar un futuro a nuestra actividad económica.

Ahora más que nunca, se demuestra que la innovación en los negocios es una necesidad diaria. Hay muchos negocios y empresas, que a pesar de liderar sus sectores, la situación actual le ha aplastado: las vías de innovación hay que dirigirlas por los caminos que ahora sabemos que no van a estar cortados por la situación actual, por las alertas sanitarias presentes o futuras.

Ahora es el momento

Ha llegado la hora de ponerse manos a la obra. Ya has tenido tiempo de lamentar la situación actual. Ya has tenido la necesidad de buscar refugio en las ayudas disponibles si es el caso. Y sabes que a partir de ahora, la mejor ayuda que vas a recibir es la que generes tú mismo.

Si te encuentras en alguna de las siguientes situaciones, mi propuesta de 7 retos para la innovación de tu negocio, te puede ayudar:

  • ¿No sabes qué hacer a partir de ahora con tu negocio o empresa?
  • ¿No sabes cómo cambiar tu modelo de actividad para ofrecer algo que tus clientes necesiten y estén dispuestos a adquirir?
  • ¿Tienes que cambiar de sector o reconvertirte completamente aunque sigas dentro del mismo sector?

Tranquilo, no te voy a vender nada, ni ahora ni después, esto no es una campaña de marketing de captación para un producto oculto (yo no trabajo de esa forma). Te ofrezco en este blog mi propuesta por si te sirve de utilidad.

Publicaré un post y un pódcast semanal, desde el lunes 4 de mayo, con un reto cada día. Este es el post de presentación, así que el primero lo publicaré mañana con mi propuesta de siete pasos para la innovación de tu negocio. Puedes venir a mi web para verlo o escucharlo, suscribirte al pódcast (enlaces en el lateral de la web o abajo si estás en el móvil), o apuntarte al boletín por correo electrónico con el siguiente formulario.

El objetivo es que tras los 7 pasos, seas capaz de innovar en tu negocio

Los retos te parecerán extraños, tal vez complicados o imprecisos (en realidad no lo son). Eso no importa. De verdad estoy convencido de que seguir estos pasos durante siete semanas te va a permitir liderar tu negocio con mejores resultados. Creo sinceramente que tras los 7 pasos estarás en mejor posición para innovar dentro de tu empresa.

Los pasos no son independientes unos de otros y aleatorios, sino que tienen un sentido común y un hilo conductor que se desvela en el último punto. Es el conjunto de los siete pasos los que le dan sentido al proceso de innovación, que es en definitiva de lo que se trata.

Si quieres te atiendo personalmente durante estos siete pasos para la innovación, para eso deberás suscribirte al boletín y escribirme contestando al correo del reto de cada semana.

No, no te estoy vendiendo nada. Prometo tardar lo menos posible en contestar los correos que reciba. No te voy a pedir nada a cambio. Cuando esto termine, si quieres te das de baja del boletín, que no es mas que una forma de ordenar mi comunicación con todos los que estén interesados y separando los mensaje de cada reto.

Por qué hago esto

Te diré una parte de mi trabajo consiste en precisamente en ayudar a otros para que mejoren sus negocios a través de la digitalización y la innovación. Este trabajo lo hago sobre todo a través de la EOI. Y la pandemia me ha dejado en el dique seco en esta área, así que tengo «mono» de hablar con alguien de cómo mejorar los negocios 🙂

Si este plan de siete pasos para la innovación me aporta visibilidad, pues bienvenido sea, hago marketing para venderme al mundo empresarial. En el camino, aprovéchalo si te sirve.

Suscripción
Tus datos serán tratados por Ignacio Jesús de Miguel Ximénez de Embún con la finalidad de gestionar la respuesta a tu solicitud. Tienes derecho a acceder, rectificar, suprimir los datos y otros derechos, como se explica en la Política de Privacidad. *

#13 Aporta valor antes, durante y después – Serie ¿Cuánto has vendido esta semana?

#13 Aporta valor antes, durante y después – Serie ¿Cuánto has vendido esta semana?

¿Te has parado a pensar en cuál es el ciclo de vida de un cliente? ¿Dónde empieza y dónde acaba?

Vendas lo que vendas, tienes que superar las expectativas del cliente antes durante y después de la venta, si quieres que vuelva a comprarte o te recomiende. Hay productos o servicios que no dan mucho pie a una repetición de compra, pero en general, si no fidelizas al cliente, tienes un problema.

Puede que en tu caso fidelizar al cliente significa que te va a recomendar y no una repetición de compra. Bien, esa fidelización es necesaria.

Para poder conseguir clientes felices, y por tanto que repitan o te recomienden, es necesario aportar valor en toda la cadena, en todo el ciclo de vida del cliente. El ciclo de vida del cliente comienza antes de que te compre. Y no termina tras la compra, sino mucho después.

La primera regla para la aportación de valor es el trato personal. No es lo mismo trato personal que personalización. Me refiero a que el cliente debe sentir que le estás prestando atención a él en ese momento. Normalmente esto pasa por que una persona preste esa atención real a ese cliente, no sólo se trata de disponer de mensajes o informaciones automáticas, sino que exista algún toque humano. Pon todos tus recursos en eso.

Ante esta recomendación surge la problemática de la escalabilidad y la limitación de recursos. Efectivamente es un inconveniente, pero hay que tener en cuenta a qué te dedicas: ¿ofreces un servicio? Si ofreces un servicio, entonces tu escalabilidad debe incluir el elemento humano. Si vendes productos a cliente final de forma directa a través de medios digitales, estás ofreciendo un servicio, no sólo el producto.

Si no quieres que el factor humano sea importante en tu negocio, es decir, que no necesites ese trato personal, entonces necesitas un negocio de venta a intermediarios o canales de venta que hagan ese trabajo. Al final, alguien tiene que hacer esas tareas de persona a persona. Es una de las claves del éxito en las ventas.

Hasta aquí el capítulo de hoy «qué pasa si no vendo nada», de la serie ¿Cuánto has vendido esta semana? Por el momento esta serie termina aquí, pero mi intención es seguir contándote cosas y mis experiencias en este pódcast, así que permanece atento a las actualizaciones del canal porque habrá más pódcast.


#12 Qué pasa si no vendes nada – Serie ¿Cuánto has vendido esta semana?

#12 Qué pasa si no vendes nada – Serie ¿Cuánto has vendido esta semana?

Cuando montas tu propio negocio, lo que menos te pasa por la cabeza es que a lo mejor no consigues vender un rosco, o un colín… o como se diga en tu tierra, vamos, que no consigues vender nada.

No lograr ventas es más habitual de lo que parece. Cuando no se vende nada significa que algo hemos hecho mal.  Es duro reconocerlo, pero tu negocio es tuyo y el responsable de vender eres tú. Si no hay ventas, la culpa es tuya.

Si te preguntas si eso me ha pasado… pues sí, con algunos experimentos sí me ha pasado.

Cuando esto ocurre, que no cunda el pánico, Hay que repensar el negocio, salvo que tengamos claro cuál es el problema (y probablemente en el fondo sabes cuál es el problema).

No me estoy refiriendo a esos casos de venta online en los que no funciona el formulario de solicitud de presupuestos, o no funciona el botón de «comprar». Doy por hecho que eso ya lo has revisado hace tiempo y ahí no está el problema.

En cualquier caso, aun sabiendo dónde está el problema, ya que estamos, mi sugerencia es replantear el producto o servicio desde el principio. Replantear puede ser cambiarlo, o simplemente cambiar la estrategia de posicionamiento manteniendo el mismo producto o servicio.

Recuerdo un caso muy antiguo de la marca de coches Renault cuando creó el Twingo en 1992. Independientemente de su posicionamiento posterior y actual, que seguro que ha evolucionado, el modelo se lanzó con la intención de seducir a la juventud con un coche pequeño y económico a la vez que eficaz. La respuesta del mercado fue que el segmento interesado en el modelo de coche era el de personas mayores y no los jóvenes.

Con este ejemplo quiero mostrar, que no siempre se trata de que el producto no sea bueno, sino que en ocasiones no hemos elegido bien nuestro mercado o no llegamos a él.

Para replantear el producto o servicio, hay que pensar en el final: ¿quién es tu cliente, cómo es y qué quiere? Este trabajo ya lo habrás hecho, pero si no vendes, hay que repasarlo. A la vez que vas evaluando tu propuesta al mercado, revisa tus procesos de venta. Tal vez tienes un cuello de botella en un punto determinado del proceso de venta.

La única manera de saber si algún paso de tu proceso de venta está fallando, es midiendo. Por este motivo he insistido en este tema y le he dedicado dos capítulos de esta serie. Si mides lo que pasa en tu negocio de principio a fin podrás detectar dónde está el problema.

Si tienes suerte, el problema será una cuestión de ejecución, de estrategia de marketing, etc, y eso se puede arreglar más o menos rápidamente.

Si has pinchado en hueso con tu mercado o tu producto/servicio, el arreglo puede ser más complicado.


#11 ¿No te estás olvidando de algo? – Serie ¿Cuánto has vendido esta semana?

#11 ¿No te estás olvidando de algo? – Serie ¿Cuánto has vendido esta semana?

Te estás olvidando de medir.

Al terminar el capítulo anterior dije ¿no te estás olvidando de algo? Ahora te lo digo, te estás olvidando de medir. Bueno, tal vez no, lo estás haciendo.

He querido dedicar otro capítulo al tema de las métricas, a medir los resultados de nuestro negocio y lo que pasa desde que ponemos un producto o servicio a la venta hasta que nos pagan por ello (e incluso lo que pasa después). ¿Por qué? Porque es lo más importante que tienes que hacer si quieres crecer con tu negocio, y porque además las mediciones te darán la respuesta al tema del siguiente capítulo.

De vez en cuando conviene repasar algunas cosas:

  1. Revisa tus conclusiones: ¿Las conclusiones están alineadas con los resultados de la empresa?
  2. Revisa tu forma de medir: ¿Hay otras formas de medir lo mismo? ¿has comprobado que obtienes los mismos resultados cuando mides de otras formas?
  3. Revisa tus parámetros de medida: ¿Necesitas nuevos parámetros de medida?
  4. Revisa tus objetivos de aprendizaje para los que estás midiendo: Tu negocio tiene varias áreas de actuación, procesos diferentes desde el origen del producto/servicio hasta la atención postventa. Con el tiempo o en cada momento es posible que tengas objetivos distintos para aprender de todas las áreas y no estudiar siempre una misma cosa. Busca cuellos de botella que te permitan optimizar el proceso general de ventas e ingresos de tu negocio.

Este capítulo es corto, porque tienes tarea: reflexionar sobre tu sistema de mediciones y ver si lo puedes mejorar.

Hasta aquí el capítulo de hoy sobre de la serie ¿Cuánto has vendido esta semana? Soy Ignacio de Miguel y esto es Innovacionpymes.com. Mis datos de contacto en la web por si quieres contarme algo sobre tu negocio. Hasta la semana que viene que hablaré de … ¿qué pasa si no vendo nada?».


#10 Canales de venta  – Serie ¿Cuánto has vendido esta semana?

#10 Canales de venta – Serie ¿Cuánto has vendido esta semana?

Te voy a hacer una pregunta sencilla: ¿prefieres vender 100 a 100€ o vender 1000 a 50€?

No es una pregunta trampa, no hay una respuesta correcta, sino la que se ajuste más a tu negocio.

Si la respuesta es que prefieres vender 1000 a menor precio, ¿por qué no te pones a ello? ¿por qué no buscas un canal de ventas, un canal de distribución antes que poner todos tus esfuerzos en vender de forma directa?

Puedes hacer las dos cosas, por supuesto.  Y las ventas directas te irán mejor cuanto mejor crees tu marca. Cuanto más marca tienes, más te interesa controlar las ventas de forma directa sin intermediarios.

Hasta ese momento, sin embargo, un canal de venta, que no tiene que ser un distribuidor, suele ser una buena opción a cambio de un margen (que puede ser muy variable).

Pondré un ejemplo, la marca Minimalismbrand que vende productos propios (complementos para hombre y camisetas) vende de forma directa. Pero también vende a través de Amazon, al mismo precio que en su tienda online. Su margen es menor, porque Amazon se queda con una pequeña parte, pero les compensa. En su caso las ventas por este marketplace son pequeñas, pero lo que están consiguiendo es dar a conocer la marca y conseguir nuevos clientes que de otra forma no tendrían.

No estoy diciendo que utilices Amazon para vender tus productos, ni mucho menos, lo que digo es que en función de tus objetivos debes buscar un canal de ventas que te ayude a conseguirlos.

Tan solo tienes que tener en cuenta una regla: que el canal no te canibalice, que no pueda suplantarte, y controla siempre el producto y su precio final.

Otra cuestión a tener en cuenta es que cuanto más exclusivo sea tu producto o servicio, menos interesante será para ti un canal de ventas que puede diluir la fuerza de tu marca. Eso es algo qué solo puedes valor tú. Como te decía al principio, no hay una respuesta correcta.


#9 Poner precio a nuestros productos y servicios – Serie ¿Cuánto has vendido esta semana?

Escucha este podcast en los siguientes medios o búscalo en tu reproductor favorito:

¡Qué dificil es poner precio a nuestro trabajo! Bien sea un producto o un servicio, no queremos pasarnos, pero tampoco quedarnos cortos. ¿Cómo ponemos los precios en nuestro negocio?

El punto de partida para poner precio a un producto o servicio es conocer cuánto nos cuesta a nosotros producir ese bien. Muchas veces se nos olvida, no hay que empezar la casa por el tejado. Comienza por calcular al máximo detalle, cuánto te cuesta producir cada unidad de producto o servicio que ofreces.

Los servicios los puedes calcular como horas de trabajo o bien como paquetes cerrados de servicios tipo. De todas formas, al final tienes que saber cuántas horas de trabajo te llevan esos paquetes y por tanto, la unidad de trabajo como hora trabajada es un buen parámetro para calcular los costes.

Poner precio a una hora de trabajo es más sencillo de lo que parece. lo complicado es no equivocarse en cuántas horas de trabajo son necesarias para hacer determinada tarea. Es ahí donde flaquean las cuentas normalmente.

Hoy no me quiero entretener en el cálculo del tiempo para ejecutar tareas, solo en la parte de ponerle precio.

Es probable que tu servicio tenga productos que necesitas para ejecutar la actividad que sea, así que no olvides contabilizar el precio de los productos que utilizas, de todos, aunque ofrezcas un servicio.

Ten en cuenta que los costes de un bien (producto o servicio) no son solamente los costes variables asociados a la prestación del producto o servicio, sino también los costes comerciales, logísticos, postventa, atención al cliente, etc.

Hay tres elementos a tener en cuenta a la hora de poner precio a las cosas en un negocio, que se suman unas a otras, de forma general y resumida:

  • Calculando las horas de trabajo (horas/hombre) de poner el producto a la venta, venderlo, y realizar las tareas postventa que correspondan.
  • Costes materiales del producto o servicio.
  • Margen comercial.

Ten en cuenta que debes repercutir los costes fijos y estructurales de tu negocio (local, oficina, teléfono, papel, imprenta, marketing no asociado a variable sobre ventas, costes financieros, servidores web, servicios técnicos, etc.) en los productos o servicios que vendes. Puedes decidir que son asumidos por el margen comercial, pero mucho cuidado con pillarte los dedos.

Normalmente un margen comercial menor del 30% de media puede llegar a ser un problema precisamente porque los costes fijos no contabilizados se comen este margen.

Para que te hagas una idea, una gran superficie de productos de gran consumo se puede considerar un éxito si su beneficio neto final es de un 5%. Una consultora de desarrollo puede estar entorno al 10% de margen de beneficio neto y eso también es un gran éxito.

Para alcanzar esos márgenes netos, es necesario un margen mucho mayor en cada unidad de producto o servicio vendido.

Una forma de saber si tienes el precio adecuado para que tu negocio prospere, es calcular cuántas ventas tienes que realizar para tener un negocio rentable. Si esa cantidad de ventas tiene sentido alcanzarlas con los recursos que has contabilizado cuando has calculado el precio del producto/servicio, todo va bien.

Si el resultado es que necesitas vender una cantidad loca de unidades, algo inalcanzable con tus recursos, ya sabes que tu negocio falla.

Y recuerda, si tu precio es mayor que el de la competencia, tendrás que aportar más valor que tu competencia. No hay trucos. Si no aportas más que otro no puedes cobrar más que ese otro.


#8 Parámetros de medida – Serie ¿Cuánto has vendido esta semana?

El fracaso de un negocio puede estar provocado por muchas cosas, pero la mayor parte tienen su origen en que no se miden las cosas que pasan en la empresa. No se mide la disponibilidad de tesorería a medio y largo plazo, o no se miden los resultados comparativos de acciones de marketing y se gasta más dinero de la cuenta por desconocimiento de toda esta información, que en realidad tenemos al alcance de la mano.

En casos más extremos no se han medido bien los costes y esto provoca pérdidas. No, no estoy diciendo ninguna barbaridad, esta situación es más común de lo que puedas pensar. Ocurre por ejemplo en profesionales del comercio electrónico no experimentados que no cuantifican los costes de la atención al cliente o el de la gestión de devoluciones. El resultado es que los márgenes pueden llegar a disminuir peligrosamente y ponen en peligro la sostenibilidad del negocio.

Por tanto, todo lo que ocurre en nuestra empresa debemos medirlo. Pero claro, qué medimos, no vamos a acumular datos a lo loco. Medir no es acumular datos, medir es recoger datos selectivamente y analizarlos para obtener conclusiones.

Antes de ponerte a medir tienes que definir los objetivos de lo que quieres conseguir:

  • Medir costes reales de determinadas operaciones.
  • Medir el impacto de una campaña de marketing o comparar el impacto de varias campañas.
  • Medir el ROI de un canal de venta.
  • Medir la satisfacción de los clientes.
  • Medir la fidelización del cliente.
  • … lo que tú quieras.

Pon el objetivo que quieras, pero un objetivo de negocio, que implique saber qué hacer para vender más y mejor.

Ahora para cada objetivo establece los parámetros o variables que te pueden dar la información que necesitas. Si es uno mejor que dos, y como máximo tres parámetros por objetivo.

Una vez que tenemos los parámetros, éstos hay que convertirlos en cuantitativos si no lo son, o definir unos parámetros alternativos cuantitativos que nos permitan conocer la información que necesitas.

Cuando ya tenemos todo esto lo siguiente es marcar los tiempos de medida, los momentos en los que se va a medir.

Resumo los pasos:

  1. Definir objetivos.
  2. Establecer los parámetros que debemos conocer para conseguir esos objetivos.
  3. Convertir esos parámetros en cuantitativos o utilizar parámetros alternativos que nos permitan cuantificar.
  4. Concretar el momento de realizar las mediciones y lo que van a durar en el tiempo.

Ahora ya estás preparado para medir con efectividad. Tan solo queda el último paso: implementar los medios para realizar las mediciones.

En este último punto puede que necesites ayuda técnica. En realidad seguro que necesitas ayuda técnica si esta no es tu especialidad.

También necesitarás ayuda si no tienes muy claro qué parámetros debes medir para conseguir tus objetivos. Te sugiero que empieces por bucear en internet y leer lo que otros profesionales miden y cómo lo hacen.

Te dará pistas de lo que tú debes hacer para tu negocio. Pero recuerda, hay pocos negocios iguales, así que no intentes copiar lo que hacen otros. Diseña tu propio sistema de mediciones y evoluciónalo con el tiempo para mejorarlo poco a poco.

Lo más importante es que puedas sacar conclusiones rápido y te sea realmente útil para mejorar ta negocio.