Los rasgos adquiridos por el entorno se pueden heredar. Epigenética. PAF170505


Dos recientes artículos científicos publicados en las prestigiosas revistas Nature Genomics y Science sobre epigenética demuestran que determinados rasgos adquiridos por la influencia del Medio Ambiente se heredan a nivel genético.

¿Es la epigenética el nuevo lamarckismo? Enseguida explico estos dos términos pero antes vayamos a los estudios científicos para conocer su alcance.

Por un lado, el publicado por la revista Science

es un estudio realizado en el gusano Caenorabditis elegans, muy habitual en toda clase de estudios científicos. Se ha podido comprobar que los caracteres adquiridos (expresados) por influencia del entorno (en este caso por la temperatura exterior) se heredan hasta 14 generaciones.

El otro trabajo publicado en la revista Nature Genetics

 muestra cómo el color de los ojos en la mosca de la fruta puede ser distinto en especímenes con el genoma idéntico y sus descendientes, también debido a una factor ambiental sufrido por los padres.

No son los primeros estudios científicos que demuestran que hay caracteres que se manifiestan en los seres vivos por culpa del entorno y que dichos caracteres se heredan. Esto tiene que ver con la epigenética, que es la ciencia, o la parte de la genética, que estudia los cambios que tienen lugar en la expresión de los genes debido a factores ambientales. Lo más destacado de estos dos estudios científicos mencionados es que los rasgos adquiridos por el medio ambiente son heredados por los descendientes, es decir, el entorno condiciona la expresión genética en los hijos.

A nivel molecular todo esto tiene su explicación en relación con las llamadas histonas que son unas proteínas alrededor de las cuales se coloca el ADN de las células, y cuya modificación se conserva en los procesos de herencia genética. Os dejo un par de enlaces generales sobre epigenética:

Existen algunos estudios que muestran este tipo de efectos en las personas, sobre todo en temas relacionados con la psicología del comportamiento y con determinadas enfermedades en función del entorno en el que han vivido los progenitores.

Un estudio muy interesante realizado en ratas del 2014 publicado en Nature Neuroscience

demuestra que las ratas descendientes de ratas que habían tenido malas madres, padecían más estrés que ratas descendientes de ratas con buenas madres.

Lo que podemos aventurar de todos estos estudios es que la expresión genética que controla determinados niveles hormonales queda modificada por condiciones ambientales.

Antes he mencionado el Lamarckismo como expresión de la epigenética. Me refería a la corriente seguidora de la teoría de la evolución de Lamarck, naturalista francés, (1744-1829) que postuló que cuando el entorno cambia, la vida se adapta y los animales modifican sus cuerpos físicamente por su esfuerzo, y estos cambios físicos son heredados por la descendencia. Sabemos que esto no es así, y la teoría de la evolución realmente aceptada es la propuesta por Charles Robert Darwin, naturalista británico, (1809, 1882), teoría a la que hay que añadir el componente genético descrito por Gregor Mendel (1822-1884) sobre la herencia.

El inicio del uso del concepto de epigenética se atribuye al año 1942, pero en realidad podemos leer referencias a su funcionamiento por el propio Aristóteles, y es actualmente cuando más se estudia al respecto, puesto que puede dar la clave de la manifestación o no de determinadas enfermedades, y por tanto su prevención o incluso su cura.

Os dejo un par de referencias más sobre epigenética para profundizar un poco más sobre el tema, las histonas

 y la relación con enfermedades

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *