Lo más difícil de innovar

Lo más difícil de innovar

El podcast de hoy de la serie Innovación trata sobre lo más difícil en el proceso de innovación: la gestión del cambio.

Por un lado tenemos que superar la resistencia al cambio cuando planteamos un objetivo en nuestra innovación, cuando queremos hacer algo de forma diferente, construir algo distinto. Pero sobre todo, cuando lo hemos logrado, llega la resistencia al cambio más importante, la acogida en el mercado de nuestro producto o servicio.

Tenemos que competir contra el producto o servicio actual al que queremos sustituir, o bien, si nuestra innovación es algo completamente nuevo para lo que no había alternativa anterior, necesitamos generar la confianza suficiente en el consumidor para que acepte nuestra innovación.

Esta es la parte más complicada, y tenemos ejemplos desde principios del siglo XIX cuando en 1812 en plena revolución industrial, un grupo de trabajadores quemó en Inglaterra sesenta telares para evitar que los nuevos telares industriales les quitaran el trabajo.

Hoy en día nadie piensa que debamos volver a los telares manuales, y sin embargo hay ejemplos de actualidad similares que ahora comentaré.

Otro ejemplo de profesión desaparecida es la de farolero-sereno

También en el siglo XIX algo más avanzado, las decenas de miles de farolas de gas que iluminaban las grandes ciudades fueron sustituidas por luz eléctrica, con la consiguiente oposición de los suministradores del gas y para la alegría de las compañías que generaban la electricidad.

La historia se repite alrededor de la energía eléctrica con la energía solar fotovoltaica. Ahora son las compañías eléctricas las que han conseguido en España que se dificulte, incluso se penalice el uso de energía solar fotovoltaica para el autoconsumo. El Tribunal Constitucional español ya ha declarado nulos algunos aspectos de la normativa como por ejemplo que una instalación de energía eléctrica fotovoltaica no puede compartirse entre varios consumidores como una comunidad de vecinos, ¿por qué no? Aún queda pendiente saber qué pasará con el llamado impuesto al sol que es una tasa extra que deben pagar los usuarios que dispongan de una instalación fotovoltaica para autoconsumo; probablemente la resolución llegue desde instancias europeas antes de que cambie algo aquí.

Pues bien, la acción de la quema de telares de aquella época parece que estuvo liderada por una Ned Ludd, lo que ha hecho que la oposición a los cambios tecnológicos que sustituyen a las personas se conozca como ludismo. Y esto es lo que está pasando con la inteligencia artificial y la robótica

Otro ejemplo actual es todo lo que sucede alrededor de los servicios de taxi y transporte particular con las llamadas liccencias VTC de chófer con conductor. Este tema lo comento más en detalle en el podcast, ¡escúchalo!

Recuerda que si quieres ver el texto y enlaces ocultos sólo tienes que suscribirte de forma gratuita al blog.

El presente y el futuro de la energía en España

Hace unas semanas se abrió un pequeño debate sobre el futuro de la energía en España. Pero fue sobre todo una discusión política sobre unos hechos puntuales, y tanto los políticos como los medios de comunicación  obviaron el debate real.

Las dos cuestiones de las que se habló fueron las tarifas que paga el consumidor por la energía y el informe del Consejo de Seguridad Nuclear  En el primer caso, parece que se olvidaron de mencionar que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia está investigando si la subasta eléctrica del mes de diciembre (el medio por el cual se fijan los precios de la electricidad) tuvieron algún tipo de manipulación o intervención, ya que subieron enormemente. Desconozco si esa investigación ha terminado o no, en su caso cuáles han sido los resultados, pero como no espero ninguna noticia en contra de las compañías eléctricas no me preocupo demasiado.

Algo se habló en el Congreso de los Diputados sobre una auditoría de costes de la energía eléctrica. Parece ser que supuestamente ya ha tenido lugar esa auditoría, pero obviamente no se ha hecho de manera rigurosa ni real, así que nos quedamos como estamos.

El segundo punto fue la decisión del CSN de permitir una década más de vida útil a la Central Nuclear de Garoña, que está parada en estos momentos, siempre que se realicen inversiones en materia de seguridad en unas cuestiones específicas y concretas.

Pues bien, a raiz de estas cuestiones junto con la normativa del llamado “impuesto al sol” que nuestro gobierno ha aplicado al autoconsumo energético, he decidido hablar sobre estos temas, analizar el porqué de cada caso, en qué situación nos encontramos y cuál puede ser el futuro que nos espera desde el punto de vista energético.

Y no olvides que todo esto se trata tan solo de mi opinión personal.